Cómo Realizar Apoyo Psicosocial En Clases Virtuales

APRENDE A IDENTIFICAR FACTORES DE RIESGO PSICOSOCIAL EN TUS ESTUDIANTES EN TIEMPOS DE VIRTUALIDAD.

Muchos colegios siguen adaptándose a la enseñanza virtual y en este transcurrir del tiempo en medio de la pandemia, se han dado cuenta de la importancia de realizar apoyo psicosocial a los estudiantes, como un aspecto que permite la interacción con el docente, así como favoreciendo el aprendizaje y el desarrollo afectivo.

Estos apoyos acercan el colegio al espacio de la casa, ayudando a monitorear los efectos de variables como la permanencia en casa, la relación parental y otras tantas situaciones que experimentan los hogares y que sin lugar a dudas intervienen en el desarrollo de los niños y niñas como principal objetivo de la educación.

En este artículo queremos presentar algunas estrategias que permitirán al docente y a los colegios, realizar apoyo psicosocial en ambientes virtuales y cumplir con la Ley 1620 de 2013 que tiene por objetivo contribuir a la promoción y fortalecimiento de la formación para la ciudadanía y el ejercicio de los Derechos Humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes».

Muchos colegios siguen adaptándose a la enseñanza virtual y en este transcurrir del tiempo en medio de la pandemia, se han dado cuenta de la importancia de realizar apoyo psicosocial a los estudiantes, como un aspecto que permite la interacción con el docente, así como favoreciendo el aprendizaje y el desarrollo afectivo.

Estos apoyos acercan el colegio al espacio de la casa, ayudando a monitorear los efectos de variables como la permanencia en casa, la relación parental y otras tantas situaciones que experimentan los hogares y que sin lugar a dudas intervienen en el desarrollo de los niños y niñas como principal objetivo de la educación.

Para el caso de Colombia, la Ley 1620 de 2013 reglamentada mediante el Decreto 1965 de septiembre 11 de 2013, pide a los colegios realizar acciones y documentarlas para garantizar la sana convivencia escolar y operar una ruta integral para la convivencia escolar. De tal manera que las pautas aquí consignadas servirán para tal fin, bien sea en espacios presenciales y/o virtuales.

En este artículo queremos presentar algunas estrategias que permitirán al docente y a los colegios realizar apoyo psicosocial en ambientes virtuales. Para ello, debemos conectarnos con las experiencias de nuestros estudiantes escuchándolos y conversando con ellos.

  1. Entrevista semiestructurada.

Esta conexión puede realizarse con preguntas como: ¿Cómo te sientes el día de hoy? ¿Qué has hecho estos días en casa? ¿Cómo te has sentido con las actividades que realizas? ¿Te ha gustado estar con tu papá, con tu mamá, hermanos, etc.? ¿Con quién estás conviviendo en esta temporada? Cuéntame sobre tus actividades adicionales a las del colegio durante estos días. Estas preguntas deben manejarse no como un protocolo de una tras otra, sino con uso en distintos formatos y momentos, pero que permitirán que el docente pueda acercarse a la situación de los niños y niñas.

2. El juego

Otra estrategia para conectar es el juego, actividades rompe hielo que motiven a los niños a interactuar entre ellos y de esa manera el docente podrá observar maneras, conductas, voces o expresiones. Diálogos anecdóticos y graciosos que motiven a los niños a centrar su atención. Ejercicios de estiramiento, atención y memoria pueden utilizarse en estos espacios virtuales.

3. Encuestas.

Sobre el estado de ánimo de las familias, preguntando de manera aislada a estudiantes, padres de familia sobre diferentes emociones y afectos que se relacionan con aspectos protectores o intervinientes en el desempeño del estudiante, cuando se encuentra en formación virtual o semipresencial. Indagar por cambios de humor, hábitos de sueño, relacionamiento social, alimentación, así como rutinas personales y familiares del estudiante.

4. Lista de chequeo.

Ya en un procedimiento más avanzado, los encargados de las áreas de apoyo psicosocial como directores de curso y psicopedagogos, pueden utilizar listas de chequeo sobre conductas que en conjunto permiten evidenciar situaciones que alimenten diagnósticos iniciales para generar estrategias de prevención e intervención.

Para ello, puedes descargar la siguiente  Lista de Chequeo  te permitirá acercarte a la situación real de los estudiantes desde un enfoque cognitivo – conductual, facilitando la identificación de algunos síntomas psicosociales (afectivos y emocionales) que podrían estar afectando a los estudiantes.

Si eres un colegio que usa Sistema Saberes puedes usar el módulo de encuestas/encuestas para estudiantes, para realizar este diagnóstico a todos los estudiantes en simultánea y obtener estadísticas y gráficos automatizados.

5. Hacer seguimientos colaborativos

Después de realizar el chequeo inicial y conocer las principales situaciones que requieren atención puedes usar una bitácora de seguimiento compartida con otros docentes donde describan conductas y/o situaciones que permiten comprender la situación del estudiante y su comportamiento frente al proceso formativo y familiar.

En estos seguimientos también puede incluirse a los cuidadores de los niños, para que ellos también comenten acerca de las situaciones comportamentales frente a la clase o sobre sus cambios conductuales en casa.

Para los colegios que usan Sistema Saberes, el “Módulo de Huellas” es una excelente opción porque permite sistematizar, compartir y hacer seguimiento de todas las situaciones que por manual de convivencia, apoyo psicosocial o académico, complementan el proceso escolar.

De esta manera frente al abrumante día a día y a las exigencias de la educación virtual, podrás contar con mecanismos para mejorar el apoyo a los niños y niñas; entendiendo que son seres biopsicosociales que requieren acompañamiento en todas sus áreas de formación, para lograr el desarrollo de capacidades que les permita mayor autonomía.

LADY MORA

Dir. Ejecutiva de Sistema Saberes

Master en Desarrollo social y educativo, Psicóloga, Especialista en emprendimiento

Comunicación Asertiva Con Padres De Familia

PROTOCOLOS DE COMUNICACIÓN ASERTIVA CON PADRES DE FAMILIA Y ACUDIENTES

Día a día, los colegios deben responder solicitudes, quejas, reclamos y felicitaciones de los estudiantes, padres de familia y acudientes de los niños, así mismo deben informar sobre los distintos eventos o situaciones que ocurren en el colegio. Sin embargo, muchas veces es difícil identificar cómo informar o responder asertivamente. Para ello, algunos colegios cuentan con manuales de comunicación, pero esto no es la generalidad en los colegios.

Por tal motivo en este documento buscamos ofrecerles una guía práctica sobre como atender de manera asertiva las comunicaciones que se generan por la comunidad educativa.

La comunicación asertiva es entendida como aquella en dónde damos respuesta a una situación, exponemos nuestro punto de vista o damos información aprobada institucionalmente usando códigos verbales y no verbales que son interpretados como agradables y cómodos para nuestro interlocutor sin perder de vista la realidad e intención de lo que se quiere comunicar.

Aspectos Formales

A partir de esta definición, vamos a exponer los aspectos relevantes que debe tener en cuenta todo colegio para lograr éxito en las comunicaciones con su comunidad.

1. Crear un flujo de atención a las comunicaciones.

Este flujo debe tener los siguientes objetivos.

  • Criticidad de la comunicación: Alta, media o baja respecto a la sensibilidad y privacidad de la misma.
  • Responsable de dar respuesta: Según la criticidad y el rol de la persona en la institución.
  • Seguimiento (en caso que lo requiera): Esquema de atención a la solicitud, queja o reclamo.
  • Escalabilidad: Según criticidad y seguimiento evaluar si debe elevarse a una instancia superior según el esquema organizativo del colegio.

2. Determinar las estructuras comunicativas

Refiriéndose al estilo y forma en que se debe comunicar la información al interlocutor. Es decir si se habla en tercera persona, si se decide tutear, si el lenguaje es formal o informal, cuáles son los términos totalmente vetados en la institución, aspectos más específicos como tipografía que se debe usar, uso de marca y colores entre otros aspectos.

3. Identificar los medios o canales autorizados para la comunicación en la institución.

En ocasiones por falta de estos protocolos los colegios utilizan medios informales como redes sociales o mensajería de voz o texto. Permitiendo que la comunicación esté poco filtrada y donde la institución como tal no tiene control sobre lo que se dice y se hace. Esto además de generar desorden y ruido en la comunicación, genera vulnerabilidades a los datos sensibles. Y como lo hemos mencionado en artículos pasados, cada vez hay más control legal sobre como se administra la información de nuestros usuarios. Por ello, es importante que el colegio determine los medios oficiales o canales por los cuales puede comunicarse la comunidad tanto para recibir información como para retroalimentarla.

Aspectos Psicológicos

Ahora que ya hemos hablado de aspectos formales, quiero pasar a aspectos psicológicos de la comunicación. Centrarnos en aquello que facilita nuestra comunicación asertiva.

  1. Identificar la intención de la comunicación.

Es decir, tener claro que es lo que quiere decir el autor de la comunicación. A veces, por exceso o defecto de palabras es difícil comprender la necesidad, petición, información o pregunta que quieren formularnos. Muchas veces, después de muchas palabras escritas o habladas, no se logra develar cuál es la intención. Sin embargo, trate de no interrumpir mientras le exponen la situación, en el caso que sea una conversación verbal, sea prudente y aguarde; quizás deba morderse la lengua un momento. Si efectivamente la persona está tomando mucho tiempo, puede usar frases como: agradezco que sintetices aún más tu petición porque solo cuento con X tiempo para atenderte, porque hay otras actividades que ya están programadas, pero realmente deseo colaborarte.

Por tal motivo, si pese a hacer una lectura comprensiva, de releer un texto y de desmenuzarlo en partes más pequeñas, sigue sin entenderse la idea principal del texto. Es mejor, solicitar mayor información.

Lo asertivo en este caso está en expresar cosas como: Realmente estamos interesados en poder colaborarle, pero agradecemos ampliar un poco más su petición con el ánimo de comprender y responder de manera más precisa y así lograr que usted reciba de nuestra parte la mejor atención.

2. Identificar el tono de la comunicación

Ser conscientes de la intención es ya un proceso complejo, pero darnos cuenta del tono que se usa es clave para no contagiarnos de ello. Muchas veces, nuestras respuestas son límbicas y lo que hacemos es responder en el mismo tono en que nos preguntan. Y esto, puede ser muy difícil porque genera ruidos innecesarios que distorsionan y nos desvían del objetivo inicial. Y recordemos que estamos hablando en representación de una institución educativa.

Parte de lo que llamamos empatía, se refiere justamente a eso. Ser capaces de leer no solo un texto sino el contexto en el cual esté, bien sea en una conversación escrita o verbal. Aquí, es clave alejarnos de prejuicios, ideas preconcebidas sobre lo que quiere la persona.

En esta lectura, podemos identificar cosas como que realmente la persona está furiosa, ansiosa, temerosa, cansada, entre tantas otras conductas posibles. Hacer este ejercicio, facilitará mucho más la comprensión de la intención comunicativa y hará que nuestra respuesta sea más efectiva porque en estos casos, nuestra respuesta deberá llevar un tono suave, empático y totalmente contrario. También ver la emoción que te genera a ti es clave, reconocer el efecto que tiene sobre ti es vital.

Entender que el tono es una cuestión emocional, y que por tanto puede varias. Quizás frente a la solicitud de mayor información la persona quizás cambie a otro estado emocional. Por ello, este ejercicio debe hacerse en cada interacción. Si realmente evalúas que el tono usado es extremadamente hostil, que la persona se encuentra muy cargada, es preferible cortar la comunicación alli, y solicitar otro momento para interactuar. No está mal, usar frases como: Identificó que estás muy [email protected], considero que lo mejor es buscar otro espacio o canal para comunicarnos, porque en ningún caso quiero generar una respuesta inapropiada para tu necesidad real. O decirle que tú también te encuentras así, y que por ello es mejor otro espacio.

Respuesta Acertada

Este es el punto de partida de toda comunicación asertiva, tener claro que nos quieren decir y en que tono lo comunica la persona. Ahora hablemos de que tener en cuenta para nuestra respuesta.

  1. Expresar sin juzgar.

Casi siempre nos han explicado que antes de hablar hay que saber escuchar, pero además es importante que reconozcamos que es importante saber expresarnos. La asertividad aquí está en ser capaces de exponer información sin juzgamiento alguno.

Para ello, debemos centrarnos en los hechos. Considere siempre iniciar con un parafraseo, es decir tratar de reproducir la intención del autor del mensaje, ojalá usando algunas de las palabras que él mismo usó. Esto permitirá que se conecté con la persona, porque ella sentirá que realmente la están escuchando. Abrirá una puerta impresionante para que ahora lo escuchen a usted. Este parafraseo no debería ser tan extenso como la petición original.

Luego de ello, use sus conocimientos para dar respuesta a la situación. Libérese de juzgar o enviar información con contenido emocional. Esto lo único que hará es quitarle energía, y su energía es tan importante para su equilibrio personal y profesional, que no vale la pena. Sea hablando o escribiendo, tómese una pausa, respire profundo y recuerde que no vale la pena estresarse con algún contenido emocionalmente mal escrito.

Si en su conocimiento no está el alcance para esta respuesta, remítalo a quien corresponda. Pero nuevamente no se desgaste con una situación que está fuera de su conocimiento. Lo asertivo en este paso está en expresar que efectivamente usted no tiene la información y/o conocimiento y que por ello debe dirigir a otra persona o estamento el caso, ya que su interés está en que pueda solucionar la situación que tiene su interlocutor.

2. Redondee y garantice que queda claro el siguiente paso.

  1. Luego de que suministró la información que estaba a su alcance. Busque redondear o sintetizar, sobretodo si es verbal; porque los espacios de atención que tenemos las personas pueden ser muy cortos. Si el asunto de la comunicación es muy complejo y considera que debe documentarse o remitirse a alguien más, solicite que por favor se usen los canales formales que tiene destinada la institución educativa.Hay colegios muy organizados que prefieren centralizar la comunicación en plataformas donde pueden tener este tipo de comunicaciones centralizadas, así como parametrizar quien se comunica con quien, monitorear las comunicaciones que tienen entre los miembros del colegio, como por ejemplo: entre padres de familia, estudiantes, docente y estudiante o administrativos y acudientes. Para ver ejemplo de este tipo de plataformas que ofrecen solución a muchos de los problemas de los colegios, te recomiendo ver el componente de comunicaciones en Sistema Saberes (ver aquí), que es una de las plataformas más usadas para comunicación en entornos educativos de América Latina.
LADY MORA

Dir. Ejecutiva de Sistema Saberes

Master en Desarrollo social y educativo, Psicóloga, Especialista en emprendimiento